Economía

Recuperación económica tomaría hasta 15 años

El economista Miguel Ángel Santos señaló que el chavismo ha representado para el país “50 años de estancamiento”. Aseveró que si los cambios comienzan a hacerse hoy, la recuperación económica tomaría entre ocho y 15 años.

Así lo dijo durante el programa radial de César Miguel Rondón, transmitido por Circuito Éxitos.

“Si el Gobierno corrige hoy el desatino o cambia el gobierno hoy, tendremos varios períodos presidenciales, ¿estaríamos hablando de dos, tres lustros?”, preguntó Rondón.

El economista respondió: “Estaríamos hablando, en mi opinión, entre ocho y 15 años, según las condiciones que se den, pero estaríamos hablando, primero, de dejar el deterioro y comenzar a crecer (…) La destrucción que ha ocurrido en la economía ha sido gigantesca. Entonces, recuperar los niveles (…) nos pudiera tomar entre ocho, 12, 15 años, dependiendo de las condiciones (…) El que llegue al gobierno, cuando ocurra el cambio, tiene el plan bien claro, pero no sólo lo tiene claro, sino que lo ha consensuado con los que pudieran llegar al gobierno después que él. De manera que el plan tiene unos elementos fundamentales de continuidad y la discusión política se limita a discutir otros temas accesorios”.

Al inicio del programa, Santos indicó que el “punto de máximo esplendor de ingreso per cápita venezolano” ocurrió en 1977 y, más recientemente, se dio en 2012, “aunque estábamos a punto de caernos del edificio”.

“Entonces, ¿cuanto nos costaría llegar ahí? (…) Para salir de aquí, aun si tú asumes que el petróleo, que es el único recurso generador de dólares con el que cuenta Venezuela hoy y probablemente en el momento en el que ocurra la transición lo será más todavía, el petróleo no es suficiente para recuperar estos puntos máximos, sino que en todos los escenarios que tú te imagines, crear una económica vigorosa, saludable y no petrolera, capaz de generar empleo productivo, es fundamental”, enfatizó.

Agregó: “Vamos a pensar en 10 años. En 10 años, Venezuela en su historia lo más que ha conseguido subir su producción petrolera es 1,4 millones de barriles/día, ocurrió entre 1956 y 1965. ¿Qué país era ese? Un país donde el petróleo lo explotaba el sector privado y se le cobraba unas tasas impositivas, ese era un país con su democracia, en la mayor parte de su periodo naciente, con unas reglas de juego muy claras, que se dedicaba a extraer exclusivamente petróleo liviano (…) Suponemos que eso es factible igualito en la situación actual, pero (…) estamos en una situación completamente diferente, donde los campos de petróleo liviano han venido perdiendo producción por falta de inversión, los incrementos de producción en Venezuela vienen ocurriendo en los campos más pesados que son menos rentables (…) Aun si eso sale muy bien, las tasas de crecimiento que necesita el país en su sector no petrolero son muy grandes y nosotros tenemos mucho tiempo que no lo hemos hecho muy bien. Si uno revisa los últimos 18 años, ni te digo, el único período de crecimiento en los últimos 18 años es 2004-2012 y es un crecimiento inyectado por el boom petrolero en un período en el que la deuda se multiplicó por cinco. Más atrás de eso, te tienes que ir al primer gobierno de Carlos Andrés Pérez (…) Tenemos que crecer de una manera distinta a la que hemos venido creciendo los últimos 28 ó 30 años, y cuidado si no un poquito más, y eso sí representa un reto fundamental para el país (…) Tenemos que cambiar nuestra manera de pensar, tenemos que cambiar nuestra manera de concebir el desarrollo y eso exige un reto muy importante de cambio de paradigma”.

Rondón preguntó: “¿Cuál sería ese nuevo paradigma? ¿Cómo se logra?”

“Las tasas a las que necesita crecer Venezuela, a juzgar por la experiencia venezolana, son muy poco frecuentes; a juzgar por la experiencia del mundo, son muy frecuentes. O sea, es evidente que todo el mundo en su conjunto está haciendo algo que nosotros no estamos haciendo (…) En los últimos tres años, Venezuela destruyó 29 % de su ingreso por habitante. Nada más hay un trienio en la historia de América Latina en donde se haya registrado una caída mayor, es el período especial cubano 91-93. Fuera de ese, la caída que ha experimentado Venezuela no tiene precedentes en América Latina y a nivel mundial tiene cuatro precedentes, que son la República Centroafricana, Libia, Irak y Zimbabue, que son cuatro países que pasaron por un proceso de guerra civil impresionante. La ruina venezolana es una cosa que de verdad es excepcional. Entonces, ¿en qué tenemos que creer? En el valor del trabajo. El petróleo se le quedó hace rato pequeño a Venezuela, pero, además, alrededor del petróleo hay una economía política que no hace aconsejable que esa sea nuestra única fuente de ingresos, porque nos ha llevado a los vicios de los últimos 38 años”, insistió el economista.

“¿Qué puede hacer un país que ha llegado a este grado de penuria? (…) ¿Qué nos trajo a este lodazal?”, le consultó Rondón.

Santos explicó: “Nos trajo la posibilidad de consumir sin producir que facilita el fenómeno de las vastas reservas petroleras que tiene Venezuela. La receta que le aplicaron a Venezuela en los últimos 18 años reventó hace tres años. En cualquier otro país del mundo, hubiera reventado al segundo año. Si vemos los 20 años anteriores, el petróleo nos dio la posibilidad de consumir sin producir, y generó una relación entre el venezolano y la producción, y lo que el venezolano le pide al Estado, y generó un entendimiento colectivo de qué debe hacer el Estado por mí que nosotros tenemos que retar ahora y tenemos que cambiar (…) Nos dieron los males como nos los diagnosticaron. O sea, el diagnóstico del chavismo de los males de Venezuela fue correcto, pero nos dieron los remedios equivocados y eso hay que entenderlo”.

Reiteró: “Es evidentemente que el petróleo se le quedó pequeño a Venezuela. En los últimos 18 años lo han exprimido de una forma que lo han hecho todavía más pequeño (…) Si queremos recuperar el nivel de esplendor de alguna época antigua o reciente, el sector no petrolero tiene ahí un rol fundamental”.

Más adelante, Rondón preguntó: “¿Qué se necesita?”

“Cuando vemos las tasas a las que necesitamos crecer para recuperarnos en una década, esas tasas las ha registrado el mundo (…) es el sentido común. ¿Qué se necesita hacer? Devolverle el respeto y la autoridad a la propiedad privada, garantizar la propiedad privada. Ahora, previamente a Chávez había respeto a la propiedad privada y no hubo inversión. Entonces, hay que promover unas condiciones (…) Tenemos que intentar una cosa distinta (…) pensemos en un país donde podamos salir adelante sin que se nos quede nadie atrás”, manifestó.

Asimismo, lamentó: “La pérdida de capital humano es una tragedia”

“A la generación que tenga que reconstruir esto con todo el entusiasmo que genera la reconstrucción, le estás diciendo que vienen unos años duros, en donde les va a tomar algún tiempo llegar a un nivel que ellos no conocen, pero que existía antes de que nacieran”, finalizó.

Fuente: Noticiero Digital

Dejar un comentario